domingo, 9 de abril de 2017

Sueño anhelado



Título: Sueño anhelado
Género: AU
Pareja: TegoMass  [Tegoshi Yuya x Masuda Takahisa] (Muy poco a decir verdad)
Fandom: NEWS
Palabras: 3,213
Tipo: One-shot
Resumen: Tu sueño está más cerca que el escenario
Notas: Queda como el resultado de mi nueva obsesión musical, perteneciente a LOVG. Con cariño para Raquel, que pasó sus exámenes


- ¡Excelente! ¡Tegoshi-san, Maravilloso! –Una pausa– ¡Perfecto! ¡Dos ángulos más! ¡Una sonrisa por favor! –Se hizo un rápido ajuste de iluminación– Bien, esa fue la última ¡Terminamos! Tegoshi-san, tan fantástico como siempre. Muchas gracias. El problema ahora será escoger la portada ¡Quedaron excelentes todas las fotos!

- Confío en usted para un gran trabajo, Riko-san –Dijo con una suave sonrisa el rubio, se alborotó un poco su cabello al pasar la mano por este queriendo librar las pequeñas hebras doradas de su frente y poder sentirse más tranquilo.

La mencionada ya no hizo ningún comentario más, solo hizo un ademán a su asistente de que atendiese al cantante; básicamente acercarle agua, algún aperitivo, darle una toalla o indicarle la salida… Ya no era necesario en el estudio.

El rubio pasó de lo que la asistente de la fotógrafa le ofreció. Se fue a cambiar de ropa y sin nadie que lo tomase en cuenta, salió del lugar. Su manager lo esperaba, pues tenían que ir a dar el visto bueno de los demos del próximo sencillo. Yuya había escrito todas las letras y había hecho los arreglos de una de las tres canciones, por lo que tenía que escuchar cómo había quedado cada canción, antes de grabarlas todas para el CD.

Subió al auto en silencio y su manager le recordó que su diseñador de cabecera no había mandado su propuesta para el CD, que si quería podría contactar con algún experto en moda para el diseño de su vestuario… Yuya pensó en acceder pero al final se negó.

- No hemos anunciado la fecha del sencillo, no debería haber problema.

- Ayer se anunció, Tegoshi-san

- ¿Qué?

- La disquera me avisó en la tarde y lanzó la noticia en el sitio oficial del fanclub.

- Necesitamos el diseño ya.

- ¿Me pongo en contacto con otro diseñador?

- ¿Qué? No. Nunca he cambiado de diseñador. Esperaremos. Solo mete presión.

- Eh… -El Manager se puso nervioso, dándole una pista a Yuya.

- Ya llamaste a alguien ¿No?

- Tengo tres buenas propuestas.

- No.

El Manager siguió insistiendo pero Yuya sacó sus audífonos, con un ademán sarcástico se los enseñó al contrario y se los puso, no iba a decir nada más del asunto. Al llegar a la oficina los dos bajaron del auto en silencio y aunque el Manager quiso insistir Yuya lo ignoró olímpicamente: no cambiaría de diseñador jamás.

***

Al llegar a casa, Yuya decidió apagar su teléfono, pero agarró su tableta, abrió la aplicación de LINE desde ahí y sonrió al mandar un mensaje… Que no fue contestado, al menos hasta que él había caído dormido esperando la respuesta después de medianoche.

***

Ese día lo tenía libre y decidió practicar con su guitarra la versión acústica de la canción de su sencillo, la presentaría así únicamente en un programa exclusivo conducido por un animado periodista de ojos pequeños que sentía afinidad por el rubio.

Detuvo su práctica cuando su tableta le notificó la entrada de un mensaje.

“Lo siento, no tendré un diseño a tiempo. Puedes tomar otras opciones. ¡Te prometo hacer algo genial para el siguiente álbum o sencillo si es que así lo deseas!”

“No me importa retrasar la salida del sencillo. Tienes que diseñar algo para mi”

“No quiero meter a tu manager en problemas. Además seguro que hay diseñadores profesionales que amarían trabajar para algo tuyo”.

“Tú eres el profesional que quiero”

“No soy profesional”

“Massu…”

“Perdón, te juro que haré algo para tu álbum, estoy ocupado ahora Tego, pero no dudes en que compraré el sencillo”

Yuya se enfadó y ya no contestó. Lo peor es que cuando de verdad lanzó el álbum ya no encontró manera de contactar con “Massu” y tuvo que someterse a tomar los diseños de una alegre señorita que parecía ser su fan y que había hecho algunos vestuarios influenciados en los anteriores que había usado Yuya. No le agradó en lo más mínimo pero no tuvo opción.

El shock de ya no ser apoyado por Massu fue equiparable como cuando el gran crítico de música y escritor de novelas de ciencia ficción; Shigeaki Kato dejó de hacer críticas de su música, dejó de invitarlo a su radio y dejó de contactarlo de manera personal.

El último en dejarlo fue el animado periodista de ojos pequeños, Yuya pensaba que no fue culpa realmente de este, su programa fue re conceptualizado y ya no era muy apropiado que un ídolo se presentara a cantar ahí… o eso pensaba hasta que un grupo de chicas se presentó a cantar acapella su último sencillo.

El éxito de Yuya, sin embargo crecía. Cada canción era más aclamada que la anterior. Las ventas se superaban disco a disco, los conciertos se saturaban con mayor velocidad, e incluso en fan club se vio incrementado como nunca.

Pero parecía que entre más fans reclutaba… Menos mensajes recibía de sus amigos.

El 2016 fue su año de éxito consumado: una gira nacional programada por 9 ciudades con más de 20 presentaciones aumentada a 15 ciudades debido a la demanda con otro tanto de conciertos. Un álbum intenso con ventas alucinantes. El lanzamiento de vídeos promocionales vía internet saturó la plataforma de visitas en su sitio oficial. Sin contar la cantidad de presentaciones y galardones que recibió, incluyendo el mejor álbum del año y mejor artista.

Yuya Tegoshi tenía el éxito que siempre soñó. Pero no ya tenía nada de lo que tenía cuando lo soñaba.

***

De nuevo, salían tarde del colegio, dos chicos de cabelleras negras rebeldes de la misma clase, acompañados por un chico de tercer año, que los miraba divertido siguiéndoles el paso. Los tres habían sido castigados por haberse saltado las clases del último período por estar en la sala de música del colegio.

- Valió la pena –Dijo el más joven de los tres.

- Claro, lo dices porque no tienes examen mañana de la materia a la que faltaste. Suerte tengo que mi novia guardó notas por mi ¿Me acompañan a su casa? –Dijo el chico de tercer año.

- ¡No! Tu novia nos odia. O mejor dicho me odia, siento como me atraviesa con la mirada cuando hablamos

- No los odia. Solo cree que son mala influencia. Y a ti Tegoshi… bueno, es natural que mire a alguien así cuando ese alguien me abraza tanto al hablar. No respetas el espacio personal.

- Concuerdo con eso – Completó Shige.

- ¡Solo les demuestro mi afecto! ¡No abrazaría a cualquiera porque sí!

Se rieron los tres, pero de repente sintieron un abrazo torpe que los envolvió a los tres, reconocieron el tacto al instante y obviamente el fuerte olor a Ramen.

 - ¡Keii-chan! –Corearon los tres.

- ¿De nuevo castigados? ¿Ahora que hicieron?

- Fue culpa de Tegoshi, quería practicar una canción y me arrastró con él a la sala de música a saltarnos el último período. Massu nos dio alcance después queriendo llevarnos a nuestras clases… pero ya sabes, Tegoshi comenzó a cantar…

- Y Massu le hizo el coro.

- Exacto.

- No cambian ustedes.

- No hay manera, nuestro senpai fue quién nos reunía en la sala de música –Dijo Tegoshi, sonriendo.

- ¿Y qué es de ese senpai?

- Se fue a la universidad, ya solo nos ve cuando quiere que vayamos a comer Ramen.

Todos estallaron en risas. Pero era su vida diaria. Los cuatro amigos que realmente no tenían nada en común se llevaban estupendamente bien, Koyama se había graduado hacía dos años, Masuda estaba en tercer año, Tegoshi y Kato iban en el segundo año, se habían conocido ya que Koyama era un chismoso que le encantaba socializar y se le ocurrió pensar que todos se llevarían bien: no se equivocó.

Fueron a comer Ramen a dónde Keii-chan. Y luego armaron un pequeña reunión de karaoke que en la cual, Yuya les ganó como siempre. Pero fue tan divertido como de costumbre. Y aunque la reunión de Karaoke terminó tarde, accedieron todos a ir a pedir los apuntes a la novia de Masuda para que este estudiara en la noche para su examen.

A Masuda no le fue tan bien en el examen pero no lo reprobó. Y celebraron yendo al karaoke.

- Podríamos formar un grupo ¿no creen?

- El único músico aquí eres tu Tegoshi. –Contestó su compañero de clase.

- Massu también canta muy bien. Y sabe bailar.

- Entonces forma un dúo con él –Bromeó Keii-chan.

- ¡Sería una buena idea! ¿No crees Massu?

- No soy tan bueno como tú, pero creo que sería divertido, aunque no sé si soportes tanto tiempo junto a mí.

-  ¡Lo soportaría! Eres alguien que me gusta

- Tegoshi se ha puesto gay de nuevo

- ¡SHIGE!

- Ya dile a Massu que te gusta, eres bonito, podría dejar a su novia por ti.

- No la dejaría.

- Claro que sí –Dijeron en broma Koyama y Shige.

- Dejemos de hablar de mis momentos homosexuales por Massu ¡Formemos un grupo los cuatro mejor!

- Eso es algo…

- ¡Sería divertido! ¡Hagámoslo juntos! ¿Me apoyas Keii-chan?

- Me encantaría ayudarte en tu sueño de ser estrella, Tego-chan pero estoy ya en el segundo de la carrera de periodismo.

- ¡Podremos esperarte a que termines!

- ¿Y qué se supone que hagamos mientras? –Cuestionó Shige.

- Componer canciones.

Y pasaron el día cantando y festejando la no reprobada de Massu. No fue la única vez. Pasaban todo el tiempo que podían juntos. Respetando los horarios de la universidad de Keii-chan, incluso había veces en que no había mayor plan que caminar por el parque cercano a sus hogares… Pero lo disfrutaban.

Yuya cantaba casi todo el tiempo. Todo el barrio conocía su voz.

¡Hicieron presentaciones! Vale, puede que esas presentaciones solo consistieran en ellos cuatro cantando en el pequeño festival del barrio para el concurso de talentos. O para celebrar el cumpleaños de algún familiar, pero más de uno dijo que con práctica podrían hacer algo genial.

Hubo quién les sugirió mandar solicitud a la empresa de ídolos juveniles: Johnny’s Entretainment, pero negaron la opción ya que los tres ya se consideraban muy mayores para entrar a esa empresa y además, no querían que los separaran en caso de que entrasen en diferentes unidades.

- Massu iría directo al grupo de chicos que bailan. Keii-chan conduciría juegos y sería amigo de todos, a Tegoshi seguro lo debutan al escucharlo ¡Y yo me quedaría viendo!

- No digas eso, Shige. Le convencían los demás– Quizás tu talento es la actuación.

- ¡Quizás! Dicen eso porque no pueden pensar en algo más

Al final todos reían.

Esa vida, después de todo, aún con tareas, las regañadas de sus madres por andar paseando por la calle cuando ya oscurecía, el suspender uno que otro examen… Era demasiado agradable. Y hacía soñar a Yuya: “Esta podría ser nuestra vida”.

- Hagamos el grupo ¡Tengo nombres geniales! ¡Nuestra felicidad será formar ese grupo!

Más de una vez Tegoshi dijo eso. Hablaba en serio. Pero para los demás era como una broma.
Por eso cuando Massu les dijo que presentaría examen para la universidad, Tegoshi se enfadó que no fuese para una carrera artística, o mejor dicho musical.

- ¡El diseño de modas es más de chicas, sabes! ¡Y prometiste cantar conmigo!

- Fingiré que no has dicho eso, Tegoshi… Además no soy tan buen cantante, no como tú. Está bien como un pasatiempo pero dedicarme a eso es imposible.

Fue peor al año siguiente cuando Shige le comunicó que estaba indeciso entre Literatura y Derecho.

- ¡Tendrías que escoger algo más musical! ¡Debes trabajar en tu voz, Shige!

- Es muy tierno de tu parte que pienses así en mí, pero creo que me conviene algo que si me asegure que voy a comer.

- ¿Crees que la música es un mal camino?

- Para ti no, en lo absoluto. Para mí sí.

Pero pese a eso, se desveló más de una vez con guitarra en mano y sus tres amigos, haciendo sus propias versiones de las canciones del momento… o del momento de sus padres, conocían una gran variedad gracias sus personalidades.

Incluso una vez, cantó una balada de amor para Massu, que nadie más que el aludido se dio cuenta de que era una declaración directa. No pasó nada pese a eso, solo fue otra canción más de las muchas que cantaban, porque así como cantaban al amor, cantaban a la vida, la amistad, la fiesta y la tristeza.

Ya que nadie lo había tomado en serio para hacer la agrupación, en vez de crear un grupo con sus grandes amigos, decidió emprender su carrera en solitario desde entonces. Presentó examen para entrar en una facultad de música, quería especializarse en su canto y el manejo de la guitarra.

Lo que lo animó fue que sus grandes amigos, pese a que no se unieron a su sueño, le dieron todo el apoyo que necesitaba. Aun cuando tenían sus propias actividades y tareas.

Pasaron 4 años, y Yuya había logrado que una de sus composiciones fuera recomendada en una disquera. La posibilidad de firmar un contrato se veía venir.

Cuando comunicó esta noticia, todos le felicitaron: Massu le compró ropa, Shige le dio una guitarra nueva y Koyama los invitó a todos a comer.

- ¡Por el futuro debut de nuestro pequeño Yuya!

- ¡Salud! –Corearon todos bebiendo animados.

La canción la escucharon juntos en cuanto Tegoshi obtuvo la grabación. Los ojos de Keii-chan se inundaron de lágrimas. Shige se emocionó sintiendo más que nadie cómo Yuya emprendía el vuelo hacia el mundo que estaba hecho para él y Massu le sonrió, aprendiéndose el coro a la segunda vez que pusieron la canción para que en la tercera, cantarlo junto a Tegoshi.

Esa noche fue la más feliz para Tegoshi. Más cuando Keii le ofreció aparecer en un probable programa que estaba viendo que le darían… Y Massu le ofreció diseñar la ropa para promocionar el CD.

Y fue cuestión de Tiempo.

Al final Shige se había dedicado a escribir libros y al análisis de letras de canciones, tenía un blog importante y seguido su opinión respecto a la música reprendía fuertemente en las listas de ventas. Su carrera de Derecho, había quedado como un orgullo aunque no ejercía en lo absoluto.

Para Keii-chan fue fácil colocarse como auxiliar e invitado ocasional en algunos noticieros hasta que logró una plaza principal en un noticiario en horario vespertino y posteriormente un programa de variedades en el que invitaba a todo mundo: deportistas, comediantes, actores y actrices, ídolos y por supuesto, cantantes. Era un animado periodista de ojos pequeños que todos adoraban.

Massu la tuvo más difícil. La carrera de diseño de modas la dejó a la mitad para iniciar con Gastronomía, tenía un pequeño restaurante con éxito medido, pero le daba bien para vivir, y lo disfrutaba tanto como Yuya el cantar.

Sus caminos estaban separados. Pero ellos no.

***

Massu diseñaba toda la ropa que Tegoshi usaba, en sencillos y álbumes, en cada concierto y cada sesión de fotos, no era un profesional, ya que la carrera la había dejado truncada, pero tenía una creatividad increíble que siempre se ajustaba a cada canción de Yuya, por esta razón, aunque Tegoshi siempre había sido más cercano a Shige por la igualdad de sus edades, ahora la persona a la que más frecuentaba era Massu.

Ahora era Massu quién siempre escuchaba primero las canciones de Yuya, y le ayudaba con algunos coros para mejorar los arreglos y la manera de cantar. Claro, también para lograr la ropa perfecta para lucir en la canción: Yuya era un icono, una imagen de la juventud y la música, el cómo lucía era casi tan importante como su interpretación, lo que hacía que se tomase muy en serio su labor.

Quizás esa cercanía hizo que Tegoshi se sintiese más enamorado de la música… y de Massu, pero no admitió otro amor más que por la primera.

Los primeros 4 sencillos y el primer álbum fueron casi en conjunto con Massu. Yuya pensó en incluir su nombre en los créditos de cada CD pero Massu se negó. “Soy tu amigo, hago las cosas por eso”. Y le mostraba una sonrisa tan maravillosa que le llenaba a Yuya de confianza.

Ya no había tiempo para pasear por el barrio cantando. Disfrutando de no tener nada mejor que hacer… Esa ambiente se había esfumado, porque ahora si había algo mejor que hacer. Para cada uno: libros, televisión, comida y música… todo tan alejado, pero…

Era una felicidad diferente, sin embargo, el tiempo aleja y hace que la comida se enfríe… como las relaciones.

Pasó un año de que sus amigos ya no apoyaban su carrera musical como en un inicio. No los podía culpar, el éxito de cada uno ocupaba el tiempo los cuatro al 100%.

Incluso Massu se fue distanciando. Después de haber hecho ya varios diseños para Yuya su relación se estrechó hasta un punto que lo asustó… Y decidió volver todo completamente laboral, hasta dejar de colaborar con él.

***

A menudo Yuya recordaba su primer concierto, en el cual, al bajar del escenario e ir al camerino encontró un gran arreglo floral con dedicatoria, estaba firmado por sus tres amigos, sonrió vagamente en ese entonces al pensar que se habían tomado esa molestia pero casi lloró de felicidad cuando estos tres gritaron “¡Felicidades!” saliendo de escondites dentro del mismo camerino.

Esa vez Keii-chan le había llevado también un pastel. Shige le dio palabras de ánimo y Massu lo abrazó como nunca lo había hecho. Todos estaban orgullosos de Tegoshi.

Aquellas sonrisas las volvió a ver después de cada fin de presentación, pero con menos frecuencia hasta que desaparecieron.

La primera vez que Yuya salió en una revista, fue comprada en masa por sus amigos, todos le dijeron que lucía increíble y realmente genial. Massu bromeó con que no era el chico que conoció en el instituto.

Cuando se volvió cotidiano ya nadie le decía nada.

¿De qué le sirve a Yuya ahora que sus miles de fans canten con él sus canciones si las voces que estuvieron con él desde el principio ya no las lograba escuchar? ¿Acaso ya no iba a tener ese gusto de nuevo?

A menudo, salía en las noticias, pero siempre su vida era pintada como un cuento maravilloso, que si bien no mentía en lo absoluto, no era la cara real de Yuya. Desde hacía tiempo que no se sentía tan completo como cuando iba al instituto y soñaba con la vida que tenía actualmente.

Golpeó el espejo en un ataque de frustración...

- ¡¿Quién eres?! –Gritó al ver la pedacería caer en su baño, sus ojos rojos se reflejaban en cada trozo de espejo, no había brillo en ellos- ¡¿Dónde está aquel chico que soñaba con el escenario?!

No quedaba rastro alguno de él.

Ser “El Príncipe” era la vida que siempre anheló. Pero eso no significa que representaba la vida que más disfrutaba. ¡Daría todo por volver a una noche en vela! con Keii-chan quién siempre lo consentía, con Shige quién siempre lo hacía reír… con Massu a quién siempre amó en secreto. Pero la vida no permitía tener tantas glorias ¿o sí?


6 comentarios:

  1. ¡Me ha encantado, Yuzu!
    Ha sido muy realista, al fin y al cabo, de alguna manera u otra, todas las personas se acaban distanciando TnT
    Pero siempre quedará el recuerdo UwU

    Muchas gracias por la dedicatoria, eres un encanto TwT <3
    Nunca dejes de escribir, adoro cómo lo haces~~ uwu <33

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Simplemente es parte de la vida, personas vienen y van~ los sueños siempre son cambiantes~ y como parte de un recuerdo, son valiosas esas personas~.

      De nada~ <3 Escribiré con ganas siempre que pueda, y si se puede alguna cosilla más para tí~

      Eliminar
  2. Pero por que T.T
    Sabes me hace pensar que no se, se tienen juntos pero debe ser muy dificil para ellos, hacer las cosas que para nosotros es "normal" para ellos es dificil, me hace sentir triste.
    Muy bueno yuzu :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Porque la vida no siempre es color de rosa~~ No quiero decir que ellos no sean felices, pero sí que no conocemos todo de ellos~~

      Gracias por leer y comentar c:

      Eliminar
  3. Cristal Villanueba10 de abril de 2017, 19:21

    Muy bueno, me encanto en verdad es muy realista aunque las personas sonrían tu no sabes lo que realmente sienten si su vida realmente es feliz como la pintan, eso me hizo pensar en News pues verdaderamente no sabemos si pueden disfrutar de su vida personal :(
    Me gustó mucho Yuzu, escribes muy bonito, y con esta imaginación parece que puedo ver las escenas al leerlas, en verdad leer algo de mis locos amores es increible, por favor sigue escribiendo así ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La ventaja de NEWS es que como son un grupo y no solistas, a mi perspectiva si pueden disfrutar un poco más de su vida y su trabajo... Puse a Yuya como solista porque así era más fácil manejar los sentimientos que pongo aquí.

      Muchas gracias por tus dulces comentarios <3 Me animas mucho *-*

      Eliminar